Diviertete alcanzando tus ideales


Patch Adams

Todos en la vida buscamos ser o hacer algo con ese regalo maravilloso llamado vida, hoy me siento muy contento porque sin querer he aprendido muchas cosas nuevas sin pensarlo, hoy en mi clase de Inteligencia Artificial, la ingeniera nos presentó algunos videos desarrollados por unos amigos de ciclos superiores acerca de la estructura biológica de nuestro cerebro, de esta ponencia lo que más me llamó la atención fue la parte donde se expone algunas características para ejercitar nuestro cerebro, y con ello quizá brindarnos un poco más de salud.

Me parecieron interesantes algunas alternativas que se propuso entre ellas tenemos: 1) resolver crucigramas, 2) conversar con amigos 3) salir al campo o de paseo por algún lugar que no hayamos conocido antes, 4) aprender cosas nuevas ya sea idiomas, técnicas de lectura, pintura, entre otras, las mismas que no tienen que tener una relación explicita con nuestra formación profesional.

Revisando algunas páginas he encontrado la siguiente caracterización que se realiza con respecto a nuestros hemisferios cerebrales, anexo esta información por pienso que nos ayudarían a entender cuál de nuestros hemisferios cerebrales requieren mayor atención de ejercitamiento.

En el siguiente enlace encontramos algunos ejercicios para ejercitar el cerebro

—-

Cerebro y sus hemisferios

Hemisferio izquierdo: El hemisferio izquierdo procesa la información analítica y secuencialmente, paso a paso, de forma lógica y lineal. El hemisferio izquierdo analiza, abstrae, cuenta, mide el tiempo, planea procedimientos paso a paso, verbaliza, Piensa en palabras y en números, es decir contiene la capacidad para las matemáticas y para leer y escribir.

La percepción y la generación verbales dependen del conocimiento del orden o secuencia en el que se producen los sonidos. Conoce el tiempo y su transcurso. Se guía por la lógica lineal y binaria (si-no, arriba-abajo, antes-después, más-menos, 1, 2, 3, 4, etc.).

Este hemisferio emplea un estilo de pensamiento convergente, obteniendo nueva información al usar datos ya disponibles, formando nuevas ideas o datos convencionalmente aceptables.

Aprende de la parte al todo y absorbe rápidamente los detalles, hechos y reglas.

Analiza la información paso a paso.

Quiere entender los componentes uno por uno.

Hemisferio derecho:

El hemisferio derecho, por otra parte, parece especializado en la percepción global, sintetizando la información que le llega. Con él vemos las cosas en el espacio, y cómo se combinan las partes para formar el todo. Gracias al hemisferio derecho, entendemos las metáforas, soñamos, creamos nuevas combinaciones de ideas.

Es el experto en el proceso simultáneo o de proceso en paralelo; es decir, no pasa de una característica a otra, sino que busca pautas y gestaltes. Procesa la información de manera global, partiendo del todo para entender las distintas partes que componen ese todo. El hemisferio holístico es intuitivo en vez de lógico, piensa en imágenes, símbolos y sentimientos. Tiene capacidad imaginativa y fantástica, espacial y perceptiva.

Este hemisferio se interesa por las relaciones. Este método de procesar tiene plena eficiencia para la mayoría de las tareas visuales y espaciales y para reconocer melodías musicales, puesto que estas tareas requieren que la mente construya una sensación del todo al percibir una pauta en estímulos visuales y auditivos.

Con el modo de procesar la información usado por el hemisferio derecho, se producen llamaradas de intuición, momentos en los que «todo parece encajar» sin tener que explicar las cosas en un orden lógico. Cuando esto ocurre, uno suele exclamar espontáneamente «¡Ya lo tengo!» o «¡Ah, sí, ahora lo veo claro!»

Este hemisferio emplea un estilo de pensamiento divergente, creando una variedad y cantidad de ideas nuevas, más allá de los patrones convencionales.

Aprende del todo a la parte. Para entender las partes necesita partir de la imagen global.

No analiza la información, la sintetiza.

Es relacional, no le preocupan las partes en sí, sino saber cómo encajan y se relacionan unas partes con otras.

El propósito del presente artículo es el mostrar de forma breve algunas características que deberíamos saber como parte de nuestros conocimientos generales. Y hacer un llamado a todas las personas que hemos llegado a un punto en donde todas las actividades que realizamos lo hacemos de forma mecánica y sin encontrar ese sentido sensible y humano que deberíamos darles.

Hoy también, escuche una frase que me hizo reflexionar mucho acerca de lo que hago y debería hacer pido disculpas a la persona que me las dijo si no las plasmo en el mismo orden o con las mismas palabras, “Veo que no te estas divirtiendo con lo que haces y logras, debes recordar el tiempo aquel en el que hacías las cosas porque te gustaban, sin importarte lo que pueda pasar, simplemente hacerlo porque te gusta y que eso te haga feliz”

Espero sacar el mayor provecho de esta frase, llevando por bandera la responsabilidad de mis tareas encomendadas pero también buscando sentirlas mías, más no como una obligación.

Para culminar con el presente artículo me gustaría adjuntar la letra de la canción que si no mal recuerdo la solía cantar cuando disfrutaba el hacer mis cosas con esa diversión que me ayudaron a entender que se está desvaneciendo

HASTA QUE EL CUERPO AGUANTE

(Mägo de oz)

Puedes arrancarme el corazón del pecho

y convertir en murmullo tenue mi voz,

reducir toda una vida sólo a un renglón.

Puedes sobre mí dar opinión sesgada,

criticar mi oficio ¡que no es porvenir!,

que alimento la hoguera de la imaginación.

Puede que la lluvia caiga sobre el cielo,

que el mar, confundido, vaya a un río a morir,

que en la noche cante el gallo a la mañana,

que con las ánimas se fue a divertir.

Vivo con la pasión a flor de piel,

entre estrofas encontraras mi hogar,

ella espera a que regrese

y mientras yo guardo sus besos y su voz

en mi corazón.

Busco en el camino todas las respuestas

y me he dado cuenta que están en mi,

comunicador de sueños quiero ser…

Músico soy, músico seré,

conductor de sensaciones a tu piel,

fabrico recuerdos que atas con nostalgia a mi canción.

Jamás podré dejarla,

mi vida es una canción,

soy escultor del alma,

soy músico y amo en clave de sol

Hasta que aguante mi voz.

Estamos locos de atar,

somos trovadores que en tu ciudad

damos pinceladas de color

a tu gris realidad.

Somos mitad caballeros,

mitad bohemios y embusteros,

no somos lo que un padre quiere

para su hijita bebe.

Hasta que el cuerpo aguante,

hasta que quiera mi voz,

hasta que el cuerpo aguante

seguiré viviendo tal como soy.

Referencias

Hemisferios cerebrales y el procesamiento de la información (en línea) consultado el 30 de abril del 2008. Disponible en: http://www.personarte.com/hemisferios.htm

Anuncios

Debes haber iniciado sesión para comentar.

A %d blogueros les gusta esto: